viernes, 12 de septiembre de 2014

PENETRAME

¡Ven amado mío!        como una ola
Penétrame con fuerza      espuma y ritmo
hasta sentir en mis entrañas  algas suspirando
el enlace febril de tu amor        del mar cantando
enlazando nuestras piernas        barcarolas al viento 
danzando en un mismo son,               brisa sublevada.
Oír tus gemidos en mis oídos            como una sinfonía.
Deleitarme con tu cuerpo ansiado         lucero candente
saboreándolo con cada sentido                   fresa amada
Penétrame.                  Un pistilo de luz entre tus pétalos
Descorcha el latido apasionado    abriéndose al aroma
que embriaga nuestra pasión               sagrado cielo
en la desnudez piel con piel               canto divino.
Delirio empapado            en el clímax de la noche
desbordante de deseos          hechos de luceros.
Ansiosa espero              los pasos de la aurora
Retrasas hasta la locura  con caricias de luna
con mágica y experta pacienci  a de paloma
el multiorgasmo inenarrable    gritando trinos.
Tus manos sobre mi sexo danzan, son aguacero, 
alargan esta explosión          una cascada o brasa
que escurre entre tus dedos          embaraza la tierra
mientras mis manos te buscan                con el arado
para saciar mis deseos             en el surco fermentado.
Placer que nos convoca    como a la noche las estrellas
uniendo nuestras bocas     en los despeñaderos del bullicio
con besos que emborrachan                en la fiesta del amor
alzando nuestras copas                        de labios encendidos
hacia el infinito                          en la salutación del tiempo.
Brindamos lo eterno                                       río desbocado
y se produce el milagro                               de la inundación
fusionando alma con cuerpo             en una cascada de luz.
Me excitas.                                                Marea de altamar.
Me seduces.                                      Concierto de gaviotas.
Imperiosa necesidad                          de elevarnos al cielo
de ser tuya una vez y otra vez,                lluvia en la tierra
saciándonos sin descanso                      en dulce tintineo
mientras te siento tan mío                    como tu corazón
enredada en tu cintura                                palpítando
con nuestro silencio,                      grito interminable.
Nievi Merino Guerra Antonio EScobar Mendívez

No hay comentarios:

Publicar un comentario